La mayoría de los padres de hijos con TDAH son inicialmente reticentes al tratamiento farmacológico. Aunque esta actitud se debe generalmente a prejuicios infundados, y aunque el tratamiento farmacológico es fundamental en el TDAH moderado/severo, no es menos cierto que sólo con el tratamiento farmacológico NO es suficiente.

Como pueden ver en la siguiente Figura, basada en los datos publicados el Dr. Castellanos y su equipo en 2002, el volumen de espesor en determinadas áreas cerebrales era mucho menor en los sujetos con TDAH que no eran tratados farmacológicamente (columna de color rojo). Pero se observa que, con el tratamiento farmacológico (columna verde), mejoraba el grosor de las citadas áreas, pero no se normalizaba (columna azul). Por ello, además del tratamiento farmacológico, es necesario que se realice una auténtica rehabilitacion cognitiva, que se podría realizar a través de psicoterapia –generalmente, de base cognitivo-conductual-, ajedrez, u otras alternativas.

Las tres piezas del tratamiento multimodal son:

Farmacología

psicológico

PSICOEDUCACIÓN

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

tratamiento psicológico

El abordaje terapéutico es una pieza fundamental en el tratamiento del tdah  desde una doble vertiente, como un abordaje rehabilitador cognitivo y como una forma de terapia psicológico que busca el entendimiento de su funcionamiento y proveer al paciente de herramientas para poder desembolberse en su día a día.

 

 

“La terapia cognitivo-conductual implica enseñar a los niños estrategias de auto-instrucción y de resolución de problemas, además de auto-monitoreo y auto-refuerzo. Se enseña al niño una serie de instrucciones auto-dirigidas que deben seguir cuando realizan una tarea. Estas instrucciones incluyen definir y comprender la tarea o el problema, planificar una estrategia general para aproximarse al problema, enfocar la atención en la tarea, seleccionar una respuesta o solución, y evaluar el desempeño”

(Barkley, 2006)

La rehabitación cognitiva es una terapia psicológica no farmacólogica que tiene el objetivo de rehabilitar los daños neurocognitivos causados por diversas patologías.

Desde una visión histórica, podemos destacar a A.R. Luria (1902-1977) como el padre de la Neuropsicología. Su teoría se fundamentaba en la reorganización inter e intra cecular que se producía después de una lesión y la necesidad de un tratamiento neuropsicológico mantenido en el tiempo.

Actualmente, los dos principios en los que se sustente la rehabilitación cognitiva son:

 

Neuroplasticidad

Es la habilidad que tiene el cerebro para adaptarse, modificarse y reconfiguarse como resultado de la experiencia. Aunque actulamente la ciencia parece indiciar que el número de neuronas no cambia, esta “readaptación” del cerebro es debido al aumento de las conexiones dentríticas y a la velocidad de comunicación entre las mismas.

Reserva cognitiva

La terapia psicológica utiliza la comunicación como vía para entender, estimular y trabajar con los pensamientos, emociones y sentimientos para aprender nuevas formas de interaccionar y afrontar la vida desde un prisma positivo. En este sentido, uno de los primeros abordajes de una intervención psicológica se basa en el principio de normalizar ciertas reacciones y sensaciones que se producen como una consecuencia lógica a ciertos acontecimientos de la vida.

Uno de los principios básicos para entender el comportamiento y el pensamiento humano es que somos seres racionales (pensamientos, planificamos, organizamos…) pero también seres emocionales (sentimos, somos empáticos…). Es la combinación entre lo racional y emocional lo que actúa como nuestra brújula para ir tomando las pequeñas decisiones de nuestro día a día.

 

 

 

Los siete principio que se deben tener en cuenta en la rehabilitación cognitiva con niños con tdah:

1. La intervención es aconsejable que sea personalizada, atractiva y periódica.

2. La relación terapéuta-paciente es una pieza clave para la recuperación.

3. La intervención debe estar centrada en el entrenamiento neurocognitivo (atención, memoria, funciones ejecutivas) y en la inteligencia emocional.

4. Las sesiones deben ser novedosas y motivantes, despertando en el paciente curiosidad y compromiso con su tratamiento.

5. Los ejercicios tienen que tener una duración corta, estimulantes y cambiantes. Es importante trabajar con diferentes materiales (juegos de mesa, material de ginamsia, etc…) y no abusar de ejercicios de “hoja y papel”.

6. Es aconsejable poner “pequeños retos” de superación al paciente.

7. Proponer actividades para realizar en casa.

PSICOEDUCACIÓN

¿Sabías que son los primeros años de vida los que marcarán el futuro de cada persona?

Los padres son los primeros educadores emocionales y conductuales de los pequeños actuando como modelos de conducta. 

 

 

“Los primeros años de vida son cruciales. Los niños y niñas que reciben
protección y cariño durante su primera infancia tienen más probabilidades de
sobrevivir y crecer saludablemente, de padecer menos enfermedades y
trastornos y de desarrollar al completo sus aptitudes cognitivas,
lingüísticas, emocionales y sociales. Es también más probable que sean
buenos estudiantes cuando comiencen la escuela, y como adolescentes
tendrán una mayor autoestima. Y más adelante en la vida, tendrán más
posibilidades de convertirse en miembros creativos y productivos de la
sociedad.”

(UNICEF).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies