Cada mañana que me levanto y comienzo mi actividad profesional no dejo de empaparme de nuevos aprendizajes que se esconden detrás de las 64 casillas y 32 piezas, el enlace y desenlace de las piezas, el bailen y correteo de ellas por cada uno de los escaques, el ir y devenir de las ideas en la mente de cada jugador, la química explosiva de hormonas y neurotransmisores que intercambian información, el sonido incesante y a la vez inquietante del tic-tac…y la mano gobernante ejecuta la jugada y un suspiro de alivio se escapa por cada poro del cuerpo…y la maquinaria vuelve a reiniciarse…una nueva explosión química…

El ajedrez es una potente herramienta educativa, terapéutica y social. En los últimos años está habiendo un interés ascendente en su implantación en el horario lectivo (Ya son seis las comunidades que cuentan con el ajedrez dentro de su currículo escolar).

En 2015, el Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad la proposición no de ley (161/002598) de la introducción del ajedrez dentro del horario lectivo como material específico o transversal.  Los profesionales de este campo señalan muchos beneficios que ven en sus pupilos.

Podemos destacar a figuras relevantes como Joaquín Fernández Amigó que publicó su tesis sobre la utilización del ajedrez como material didáctico en la enseñanza de las matemáticas; las investigaciones llevadas a cabo por la Universidad de la Laguna (Tenerife) que demuestran cómo el ajedrez mejora las capacidades cognitivas, pero especialmente, las capacidades emocionales; así como muchos otros profesionales que utilizan este deporte-juego-ciencia en su día a día.

Pero, ¿Qué ocurre en el cerebro cuando jugamos al ajedrez?

El cerebro humano está divido en dos hemisferios: El hemisferio derecho y el hemisferio izquierdo. Desde una explicación simplista podríamos resumir que el hemisferio derecho está involucrado en la parte con más carga emocional. Sin embargo, el hemisferio izquierdo es el encargado del procesamiento analítico, lógico-racional… es decir, la carga cognitiva.

Ahora bien, cada uno de los hemisferios está dividido por cuatro lóbulos cerebrales los cuáles se involucran en diferentes procesos mentales:

 

Lóbulo frontal

 

Lóbulo parietal

 

Lóbulo temporal

 

Lóbulo occipital

 

Veamos cada uno de ellos y cómo lo relacionamos con el ajedrez:

El lóbulo frontal se localiza en la parte anterior del cerebro. En el cerebro humano, los lóbulos frontales ocupan casi ¡un tercio de todo el encéfalo cerebral!. La función principal de lóbulo frontal son las funciones ejecutivas. Éstas están asociadas principalmente a la COGNICIÓN:

  • La memoria de trabajo: Entendida como el almacenamiento temporal de la información y la manipulación de ella. Por ejemplo en el ajedrez, cuando miramos una determinada posición y tratamos de recordar donde hemos visto ese “esquema de juego” en otras partidas. A partir de ahí, elaboramos nuestros movimientos.
  • La planificación y organización: En el ajedrez necesitamos una ordenación en el pensamiento de jugadas, trazar un plan específico de juego, tener en cuenta las jugadas del rival y los posibles inconvenientes, entre otros.
  • La meta-cognición: Entendida como la reflexión de nuestros propios pensamientos. Cuando se juega una partida de ajedrez necesitamos reflexionar y volver a pensar indefinidamente sobre nuestras propias jugadas y de las del rival.
  • El autocontrol: Es imprescindible tener un control sobre nuestro propio cuerpo, tanto a nivel fisiológico y emocional cuando jugamos.
  • La cognición social: Podemos definirla como la manera en que codificamos, almacenamos, procesamos e interpretamos las señales sociales, es decir la forma en que pensamos sobre los demás. Con la práctica ajedrecística, se ha demostrado como se desarrolla la empatía. Aprender a ganar y perder, ser capaces de ponernos en la mente de nuestro contrincante, sentir el dolor al perder y la emoción al ganar, entre otros.

El lóbulo parietal se localiza detrás del lóbulo frontal. Su función principal es de integración y procesamiento de información sensorial provenientes de otras fuentes (tanto interoceptivas como exteroceptivas):

  • El procesamiento somestésico: definida como el reconocimiento de las sensaciones corporales. Por ejemplo, cuando en la sala de juego hace frío o calor, el tacto que sentimos al tocar cada una de las piezas, el apretón de manos inicial y final.
  • El procesamiento viso-espacial: En el cálculo ajedrecístico inconscientemente estamos moviendo las piezas en nuestra mente sin realizar el desplazamiento físico.

El lóbulo temporal se localiza en la parte inferior del cerebro. En esta área se localizan muchas estructuras con funciones muy dispares entre ellas. Sus funciones principales:

  • La comprensión del lenguaje (Área de Wernicke): se encuentra en estrecha conexión con el lóbulo frontal (Área de Broca) encargada de la producción del habla. En ajedrez lo podemos ver cuando tenemos que hablar con nuestro contrincante, por ejemplo.
  • La memoria y el reconocimiento: En el ajedrez es necesaria para la memorización de aperturas, patrones y esquemas de juego, mates típicos y su posterior reconocimiento.

 

  • El sistema emocional. En esta área se integra la emoción y la percepción, dotando a la experiencia de un componente emocional. En el ajedrez cada partida y aprendizaje está bañado de emociones. ¡Es impensable jugar una partida sin que la parte emocional cobre protagonismo!

El lóbulo occipital se localiza en la zona posterior de nuestro cerebro y es uno de los más pequeños, (se piensa que su tamaño ha permanecido constante con el paso de los años a diferencia del resto del cerebro).

Su función principal es el procesamiento de la información visual. Gracias a él podemos ver las piezas de ajedrez, los movimientos, las jugadas del rival, etc.

“El ajedrez es útil para el ejercicio de la facultad de pensar y la de la imaginación, debido a que tenemos que tener un método desarrollado para alcanzar las metas donde llevamos a cabo nuestra razón…demasiado juego para ser una ciencia y demasiada ciencia para ser un juego”

– Leibniz (1646-1716)-

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies